Monitorización

Cualquier proceso industrial tiene al menos dos criterios por los cuales se medirá su eficiencia:

  • ¿Se desarrolla sin interrupciones?
  • ¿Se realiza al menor coste posible?
 
Una alta disponibilidad o un bajo coste de producción no son fruto del azar. Se necesitan ingenieros expertos para diseñar los procesos y las instalaciones, y equipos sofisticados para su realización.
 
Pero la cosa no acaba al accionar el interruptor de arranque. Es necesario un control preciso las 24 horas del día, los 7 días de la semana, reaccionando adecuadamente a los cambios ambientales o a los parámetros de funcionamiento. Es imprescindible un control coordinado de todo el equipo. Lo mismo sucede con el sistema de aire comprimido, es decir, podemos conseguir la mayor disponibilidad y el menor coste de operación mediante control local, central y monitorización.
 
Monitorización remota. Gestión mediante medición.
Incluso la más pequeña interrupción de la producción es algo totalmente inaceptable, por lo que cualquier problema potencial debe ser corregido antes de que se manifieste.
 
¿Pero cómo lo sabemos? ¿Cómo podemos actuar a tiempo para evitar una pérdida de producción?
Atlas Copco le lleva la sala de compresores al despacho de su empresa o a cualquier parte del mundo. O si lo prefiere a nuestra oficina, para que podamos vigilar su suministro de aire comprimido e intervenir de forma proactiva.
 
Un compresor on-line puede marcar la diferencia.