Recuperación energética

Le ofrecemos un importante ahorro de los costes de energía recuperando la energía de compresión que se transforma en calor.

Transformación de la potencia eléctrica
La mayor parte de la potencia eléctrica utilizada por un compresor de tornillo se transforma en calor y se disipa principalmente a través de la mezcla de aire/aceite que sale del elemento compresor. Esto significa que el 94% de la demanda de potencia de un compresor de tornillo se disipa en el aire de refrigeración, el 4% permanece en el aire comprimido y el 2% se pierde por radiación desde el compresor al aire ambiente.


Reducción de los costes energéticos
Este calor producido por la compresión se puede recuperar transfiriéndolo al agua. Después, esta agua caliente se puede utilizar en el lugar del trabajo para reducir los costes de energía. Las inversiones para la recuperación de energía son relativamente modestas y el periodo de amortización puede ser muy corto. Y, naturalmente, cuanto más suben los precios de la energía, más valiosa se vuelve la inversión.

Recuperación del calor
El calor disponible de un compresor de tornillo con inyección de aceite es el 94% de la demanda global de potencia, consistente en el calor disipado a través del refrigerador de aceite (72%), a través del refrigerador posterior (13%) y a través del calor que produce el motor de accionamiento (9%).